Etiquetacovid-19

1
¿Cómo afecta el COVID-19 en el sector de la mediación de seguros?
2
¿Puede tu correduría afrontar el teletrabajo?

¿Cómo afecta el COVID-19 en el sector de la mediación de seguros?

Después de más de 15 días desde que se decretó el Estado de Alarma, todos nos hemos visto inmersos en un mar de dudas sobre cómo llevar de la mejor forma posible una situación ajena a cualquier previsión real de afrontar nuestras diferentes responsabilidades, tanto personales, familiares y de trabajo.

En primer lugar, personal porque independientemente de la edad que uno tenga y de las experiencias que la vida le haya deparado, esta situación de confinamiento se escapa a cualquier experiencia vivida.

En segundo lugar, familiares por la necesidad de saber de nuestros seres queridos, amigos y conocidos. A medida que van pasando los días la preocupación avanza y nos sobrepasa en muchas ocasiones.  

Y en tercer lugar el profesional, por cómo se está encajando esta situación en los diferentes despachos de corredores y corredurías. Un sector asegurador que, paradójicamente, excluyen por lo general las pandemias, y que hasta hace poco nos resultaban difícil imaginar. La realidad siempre supera la ficción.

Ahora bien… ¿cómo está afectando la enfermedad COVID-19 en el sector de la mediación?

Durante estos días, he recibido diferentes inputs de todo tipo de corredores y corredurías sobre cómo están llevando sus despachos y actividades, sus equipos y sobre todo la sobre saturación de información en la que nos encontramos diariamente (incluyo este artículo). Sea por la generación de contenido del propio sector como la que se genera a través de los RD del Gobierno y otras medidas de Gobiernos Autonómicos, para ayudar y controlar la situación de crisis, me veo en la tesitura de aportar una visión particular sobre qué consecuencias se derivan en el sector de la mediación a causa del COVID-19.

¿Qué medidas están tomando algunas corredurías?:

La primera: volcarse en “contactar” (remarco en comillas esta palabra) con los clientes para preguntar: ¿cómo estás? ¿Estáis todos bien?  La diversidad de clientes de una cartera hace que las situaciones también sean distintas: he cerrado la tienda, estoy preocupado mi negocio no puede continuar, he sido afectado por un ERTE, etc. Situaciones que para el corredor son también una preocupación, y es aquí donde su proximidad es imprescindible para transmitir al cliente que está a su lado, que cuenta con él, que le asesorará en aquellas decisiones clave para no perjudicar su futuro inmediato que eviten tener que anular pólizas por miedo a impagos, sin valorar el impacto real que podría conllevar en caso de siniestro.

Ahora más que nunca es necesario el contacto verbal/visual con el cliente.

Es aquí, donde radica la acción actual del corredor. Conocer cuál es el grado de riesgo que puede tener actualmente el cliente y explicarle qué medidas se pueden tomar de forma coherente para garantizar en la medida de lo posible su bienestar.

En este punto es donde la gran mayoría de Entidades Aseguradoras han activado sus diferentes ayudas al consumidor en forma de: descuentos, aplazamientos, etc. Estas ayudas son imprescindibles para que se mantenga la estabilidad económica, tanto en particulares como en pymes, gracias al sector asegurador que lucha también contra esta crisis sanitaria.

Por eso es muy importante “comunicarse” con el cliente para hacerle partícipe que ser “mediador” de seguros es algo más que tramitar una póliza. Es captar las necesidades del cliente, es analizar el riesgo, es valorar qué solución es la más acorde y buscar en el mercado asegurador el producto que mejor se ajuste a dicha necesidad.

La segunda: La iniciativa colaborativa con la CRUZ ROJA de FECOR, ADECOSE, AUNNA, CIAC, COJEBRO, E2K, ESPABROK y el CONSEJO GENERAL, que juntos representan la casi totalidad del sector de la mediación, hace que podáis estar muy orgullosos de participar de este acto solidario que va más allá de los objetivos comerciales, cuotas de mercado, competencia y operadores de Banca Seguros.

«Estamos hablando de contacto directo con las personas, y es aquí donde un mediador de seguros es el contacto directo para tratar de los riesgos.» 

Y por último, estoy convencido que esta experiencia que estamos viviendo nos enseñará a cambiar y adaptarnos en las nuevas reglas de comunicación con los clientes.

Por último pero no menos importante y menos en los tiempos que pasan, os mandamos un fuerte #teleabrazo, y recordad, #quedateencasa.

¿Puede tu correduría afrontar el teletrabajo?

“El número de empleados que teletrabajan ha crecido en 12 comunidades autónomas, muy especialmente en Baleares y Cataluña, alcanzando, con alzas del 9,1% y 9,3% en el número de trabajadores que optan por esta modalidad, respectivamente.”

El Covid-19 se cierne sobre Europa a cada día que pasa, cada día vemos más caras conocidas caer en las garras de este nuevo virus y tienen que comenzar un aislamiento forzado. Se cancelan eventos de grandes multitudes por el riesgo que conllevan,

¿Y qué opciones tenemos nosotros para evitar todo esto?

El teletrabajo, una opción laboral que está calando hondo en el panorama empresarial español. Una de cada cuatro empresas (el 22% concretamente) ya cuenta con programas específicos para ello. Y es que, a tenor del Instituto Nacional de Estadística, trabajar en casa repercute un aumento en la productividad de entre un 5 y un 25 por ciento. Ahí es nada. Además de eso, el teletrabajo fomenta una conciliación entre la vida laboral y familiar, así como la desaparición de los viajes y reuniones, trascendiendo al ahorro de los costes en la empresa. No obstante, en casa existen pequeñas distracciones que pueden hacer que se pierda el foco de atención de lo que realmente importa: el cliente.

A continuación, desde el Blog del corredor os vamos a proporcionar una serie de indicaciones para hacer de tu casa el lugar de trabajo ideal para el desempeño de las funciones propias de tu cargo. ¡Y todo ello sin quitarte el pijama!

1. Establece tu área de trabajo

La confección de tu propio espacio es fundamental para trabajar desde casa, ¡sin importar lo descuidado que tengas el cuarto! Sin embargo, hacer de un espacio común para realizar tus tareas no es lo más adecuado, sobre todo si se comparte la vivienda con más personas, o con niños. No basta con plantar tu portátil en la cocina, es necesario ir un paso más allá. Cobertizos, estudios, un viejo lagar, trastero o buhardilla. Cualquier espacio susceptible de no levantar distracciones es un espacio recomendable para asentar tu ‘oficina’.

2. La nube, y su poder

Que el Cloud Computing es una de las tendencias estrella en estos últimos años lo sabe todo el mundo. Por esta razón, herramientas como Dropbox o WeTransfer servirán como alternativa entre tú y tus clientes a un email que en ocasiones se antoja escaso. Y no sólo eso, sino que gracias a Dropbox podrás tener acceso a tus carpetas y archivos mientras estés viajando, o lejos de casa y en cualquier dispositivo. Asimismo, Skype elimina las barreras comunicacionales y te pondrá en contacto directo con clientes, compañeros de trabajo o proveedores independientemente de dónde te encuentres tanto tú como tu interlocutor. Os recordamos que en una entrada anterior os explicamos unas medidas para ciber proteger tu PC y tus datos, las cuales os serán muy útiles para gestionar vuestra nube.

3. Tu casa, tu horario

La principal recompensa que concede el teletrabajo es la capacidad de establecer tus propios horarios. En función de tu mayor momento de creatividad o de mayor rendimiento laboral podrás determinar diversas jornadas sin ataduras ni presiones. De ahí que un buen número de trabajadores sean incapaces de desarrollar sus funciones debido a la rigidez propia de una jornada laboral extenuante. El teletrabajo viene a subsanar y liberar todas las tensiones generadas por un horario estresante.

4. La disciplina, día a día

Aunque pueda resultar atrayente y cautivador el hecho de trabajar en pijama y desde casa, no es una costumbre del todo aconsejable. Y es que, por el mero hecho de no salir de tu domicilio para trabajar, no quiere decir que no se deba tener una preparación previa para sentarse delante del ordenador. Por ello, es de gran ayuda realizar las mismas rutinas que se harían si cada mañana tuvieras que ir a la oficina: pegarse una ducha, vestirse con ropa con la que irías a trabajar e incluso estar a disposición de tus clientes como si de un horario de oficina se tratase.

 

5. No eches raíces

Que trabajes desde casa no significa que debas estar recluido en ella constantemente. Sal a la calle tanto como puedas. Por mucho que odiemos los traslados al trabajo, también significan algo de ejercicio para nosotros. Así que es beneficioso, tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente, salir de casa al menos una vez al día, incluso aunque sea para comprar el pan o hacer un pequeño recado. ¡No te conviertas en un vegetal!

¿Y a nivel laboral, qué obligaciones / deberes tengo con mis empleados?

A continuación os dejamos unos anexos para que podáis consultar en caso de desconocimiento o duda al respecto:

Trabajo a distancia:

Artículo 13 del Estatuto de los trabajadores.

Organización del trabajo y el teletrabajo en el convenio colectivo estatal de mediadores de seguros privados:

Artículo 8 y 9 del convenio.

Como nota adicional, cabe añadir que debido a que esta condición de teletrabajo se ve marcada/afectada directamente una excepcionalidad como la que está siendo el Covid-19 por lo que no existe un límite ni un tiempo obligado de teletrabajo. Entendemos que una vez podamos volver a la «normalidad» ya podremos dejar de trabajar desde casa.