Etiquetaconsultoría

1
¿Y ahora qué pasa con la DEC 2020?
2
¿Puede tu correduría afrontar el teletrabajo?
3
¿Efecto Avestruz?

¿Y ahora qué pasa con la DEC 2020?

El plazo estaba marcado para finales de Abril de 2020, pero ante la inesperada llegada del COVID-19 a la península, el Gobierno ha decidido suspender el plazo de la DEC hasta nuevo aviso y así lo ha reflejado en el BOE:

El Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 establece, entre otros:

Disposición adicional tercera. Suspensión de plazos administrativos.

  1. Se suspenden términos y se interrumpen los plazos para la tramitación de los procedimientos de las entidades del sector público. El cómputo de los plazos se reanudará en el momento en que pierda vigencia el presente real decreto o, en su caso, las prórrogas del mismo.
  2. La suspensión de términos y la interrupción de plazos se aplicará a todo el sector público definido en la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.
  3. No obstante lo anterior, el órgano competente podrá acordar, mediante resolución motivada, las medidas de ordenación e instrucción estrictamente necesarias para evitar perjuicios graves en los derechos e intereses del interesado en el procedimiento y siempre que éste manifieste su conformidad, o cuando el interesado manifieste su conformidad con que no se suspenda el plazo.
  4. La presente disposición no afectará a los procedimientos y resoluciones a los que hace referencia el apartado primero, cuando estos vengan referidos a situaciones estrechamente vinculadas a los hechos justificativos del estado de alarma.
El COVID-19 nos está enseñando a encontrar soluciones a nuevos problemas en muy poco tiempo.

«¿Pero yo ya tenía la documentación, ahora que hago?»

No te preocupes, si ya tienes todo listo puedes enviar la documentación a tu gestor en cualquier momento. Así en cuanto se vuelva a fijar una fecha de entrega se tendrá listo cuanto antes.

Desde Solvento os enviamos un #TeleAbrazo a tod@s y esperamos que este periodo de confinamiento se haga lo más llevadero posible.

¡Cuidaros!

¿Puede tu correduría afrontar el teletrabajo?

“El número de empleados que teletrabajan ha crecido en 12 comunidades autónomas, muy especialmente en Baleares y Cataluña, alcanzando, con alzas del 9,1% y 9,3% en el número de trabajadores que optan por esta modalidad, respectivamente.”

El Covid-19 se cierne sobre Europa a cada día que pasa, cada día vemos más caras conocidas caer en las garras de este nuevo virus y tienen que comenzar un aislamiento forzado. Se cancelan eventos de grandes multitudes por el riesgo que conllevan,

¿Y qué opciones tenemos nosotros para evitar todo esto?

El teletrabajo, una opción laboral que está calando hondo en el panorama empresarial español. Una de cada cuatro empresas (el 22% concretamente) ya cuenta con programas específicos para ello. Y es que, a tenor del Instituto Nacional de Estadística, trabajar en casa repercute un aumento en la productividad de entre un 5 y un 25 por ciento. Ahí es nada. Además de eso, el teletrabajo fomenta una conciliación entre la vida laboral y familiar, así como la desaparición de los viajes y reuniones, trascendiendo al ahorro de los costes en la empresa. No obstante, en casa existen pequeñas distracciones que pueden hacer que se pierda el foco de atención de lo que realmente importa: el cliente.

A continuación, desde el Blog del corredor os vamos a proporcionar una serie de indicaciones para hacer de tu casa el lugar de trabajo ideal para el desempeño de las funciones propias de tu cargo. ¡Y todo ello sin quitarte el pijama!

1. Establece tu área de trabajo

La confección de tu propio espacio es fundamental para trabajar desde casa, ¡sin importar lo descuidado que tengas el cuarto! Sin embargo, hacer de un espacio común para realizar tus tareas no es lo más adecuado, sobre todo si se comparte la vivienda con más personas, o con niños. No basta con plantar tu portátil en la cocina, es necesario ir un paso más allá. Cobertizos, estudios, un viejo lagar, trastero o buhardilla. Cualquier espacio susceptible de no levantar distracciones es un espacio recomendable para asentar tu ‘oficina’.

2. La nube, y su poder

Que el Cloud Computing es una de las tendencias estrella en estos últimos años lo sabe todo el mundo. Por esta razón, herramientas como Dropbox o WeTransfer servirán como alternativa entre tú y tus clientes a un email que en ocasiones se antoja escaso. Y no sólo eso, sino que gracias a Dropbox podrás tener acceso a tus carpetas y archivos mientras estés viajando, o lejos de casa y en cualquier dispositivo. Asimismo, Skype elimina las barreras comunicacionales y te pondrá en contacto directo con clientes, compañeros de trabajo o proveedores independientemente de dónde te encuentres tanto tú como tu interlocutor. Os recordamos que en una entrada anterior os explicamos unas medidas para ciber proteger tu PC y tus datos, las cuales os serán muy útiles para gestionar vuestra nube.

3. Tu casa, tu horario

La principal recompensa que concede el teletrabajo es la capacidad de establecer tus propios horarios. En función de tu mayor momento de creatividad o de mayor rendimiento laboral podrás determinar diversas jornadas sin ataduras ni presiones. De ahí que un buen número de trabajadores sean incapaces de desarrollar sus funciones debido a la rigidez propia de una jornada laboral extenuante. El teletrabajo viene a subsanar y liberar todas las tensiones generadas por un horario estresante.

4. La disciplina, día a día

Aunque pueda resultar atrayente y cautivador el hecho de trabajar en pijama y desde casa, no es una costumbre del todo aconsejable. Y es que, por el mero hecho de no salir de tu domicilio para trabajar, no quiere decir que no se deba tener una preparación previa para sentarse delante del ordenador. Por ello, es de gran ayuda realizar las mismas rutinas que se harían si cada mañana tuvieras que ir a la oficina: pegarse una ducha, vestirse con ropa con la que irías a trabajar e incluso estar a disposición de tus clientes como si de un horario de oficina se tratase.

 

5. No eches raíces

Que trabajes desde casa no significa que debas estar recluido en ella constantemente. Sal a la calle tanto como puedas. Por mucho que odiemos los traslados al trabajo, también significan algo de ejercicio para nosotros. Así que es beneficioso, tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente, salir de casa al menos una vez al día, incluso aunque sea para comprar el pan o hacer un pequeño recado. ¡No te conviertas en un vegetal!

¿Y a nivel laboral, qué obligaciones / deberes tengo con mis empleados?

A continuación os dejamos unos anexos para que podáis consultar en caso de desconocimiento o duda al respecto:

Trabajo a distancia:

Artículo 13 del Estatuto de los trabajadores.

Organización del trabajo y el teletrabajo en el convenio colectivo estatal de mediadores de seguros privados:

Artículo 8 y 9 del convenio.

Como nota adicional, cabe añadir que debido a que esta condición de teletrabajo se ve marcada/afectada directamente una excepcionalidad como la que está siendo el Covid-19 por lo que no existe un límite ni un tiempo obligado de teletrabajo. Entendemos que una vez podamos volver a la «normalidad» ya podremos dejar de trabajar desde casa.

 

 

¿Efecto Avestruz?

EFECTO AVESTRUZ

¿He comenzado este año en la correduría mejor que el anterior?

¿Creo que lo difícil ha pasado?

Bien podría ser el inicio de una conversación entre corredores sobre cómo visualizan el ejercicio y el sector.

Y argumentos de respuesta como…

  • Estoy aumentando en número de pólizas….
  • Veo más movimiento de mis clientes….
  • Al final he podido cerrar el ejercicio mejor de lo que pensaba….
  • Entre los diferentes acuerdos con la Asociación me ha permitido salvar el año….
  • Etc, etc

Todos ellos respetables y posiblemente argumentados en base a la tipología del corredor en cuestión. Pero no debería servir como base de posicionamiento estratégico, en todo caso de visión del presente de la gran mayoría de corredores y corredurías.

Esto se puede comprobar por ejemplo con los resultados de las DEC del 2015, que se empiezan a formular y que durante este mes de abril se presentarán a los diferentes organismos nacionales y autonómicos.

Y si además parece que se ha dejado de lado el concepto “Integración” (administración o compra), por una razón clara y “resultadista” que es ¿por qué tengo que ceder el protagonismo si he podido cerrar bien el ejercicio?

Es como si todo lo que nos tenía que haber enseñado el nuevo marco económico se hubiera quedado en el cajón a la espera de nuevos envistes.

Pero no sería justo generalizar para aquellos corredores y corredurías que si están haciendo su planificación y regeneración de su negocio conforme a las estrategias de:

  1. La orientación hacía los segmentos de mayor valor
  2. La actitud comercial proactiva, cercana y ágil
  3. La gestión de la cartera por segmentos de clientes
  4. La respuesta al comportamiento de compra del consumidor

Por suerte existen corredores y corredurías que están realizando acciones e iniciativas en sus despachos para mejorar su negocio, o bien para crear y/o afianzar proyectos en común para generar una red de distribución más grande y mejor gestionada.

No habría que perder de vista que la nueva DIRECTIVA (UE) 2016/97 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 20 de enero de 2016 sobre la distribución de seguros http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/PDF/?uri=CELEX:32016L0097&from=EN ya ha empezado el transcurso de los 2 años hasta completar su transposición en España.

Luego, si después de pensar que el ejercicio se haya podido cerrar medianamente bien o que la percepción de algunos clientes sea algo mejor, sería aconsejable no padecer el efecto avestruz, sabiendo que otros compañeros del sector ya están trabajando de forma interna en sus negocios para adaptarlos al mercado presente y futuro, bien sea de forma interna o con la ayuda de profesionales del sector.

 

José A. Muñoz

CEO